MADRID - MARZO 2021

“No es casualidad que Jone Martínez haya sido la artista con más presencias en la edición de este FIAS que concluye el próximo jueves. La soprano vizcaína ha protagonizado tres conciertos bien distintos entre sí, acaso para certificar su versatilidad.Y digo que no es casualidad porque Martínez es una de las voces más impactantes que han surgido en los últimos años en España y porque, además, su progresión es asombrosa: cada concierto que pasa es notablemente mejor que el anterior. Lo ha vuelto a demostrar con dos de esos endiablados motetes vivaldianos a los que las sopranos que frecuentan el repertorio temen más que a un nublado: Nulla in mundo pax sincera RV 630 e In furore RV 626. Quizá el primero ofrezca ciertos pasajes de relativo confort para la voz, pero desde luego el segundo es como una montaña rusa que obliga a las cantantes a un sinfín de vaivenes, de los que no todas consiguen salir airosas. Jone Martínez superó el trance como si tal cosa, es decir, sin que se apreciara en ningún momento tensión o incomodidad. Su voz es suave, pero a la vez potente. Y su técnica es robusta como un roble, por lo que los ornamentos aparecen por aquí y por allá como si fueran margaritas en un prado florido. Por si no hubiera sido suficiente su alarde con los dos motetes, la soprano de Sopelana ofreció como propina la espeluznante aria Armatae face et anguibus, del oratorio Juditha Triumphans, resuelta asimismo con absoluta solvencia.”

Jone-Martinez.jpg